Por Maria Florencia Mansilla Almeira Abogada -  UBA Analista de legislación de Thomson Reuters


 

 






Por Diego Palazzo Curcio Abogado | UBA diego.palazzo.c@hotmail.com

 

 

 

 

El turismo accesible promueve el turismo para todos, estableciendo pautas de integración respecto a actividades recreativas, turísticas y culturales para personas con movilidad reducida teniendo como especial objetivo una verdadera integración física, funcional y social de las personas con discapacidad, eliminando barreras.

En estos tiempos de confinamiento y poca recreación tener vacaciones seguras es ponderar el “Derecho al Ocio” que contribuye a la salud mental y está amparado en varias normas. La Convención Sobre los derechos de las Personas con Discapacidad insta a los Estados Partes a promover las actividades recreativas y turísticas en igualdad de oportunidades que las demás personas. El diseño universal de los entornos físicos tanto en instalaciones como en centros turísticos busca la integración de este colectivo de personas en igualdad de oportunidades que el resto de las personas evitando conductas discriminatorias o degradantes.
En términos económicos el turismo accesible es una gran herramienta para toda la cadena interviniente en esta industria ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 15% de la población mundial son personas con discapacidad, cifra que va en alza debido el envejecimiento de la población y el incremento global de enfermedades crónicas (diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otras).
Según la Cámara Argentina de Turismo, la industria del turismo representó el 10% del PBI de 2019. Llegando al fin del 2020 y conviviendo con la pandemia del COVID19, es de público conocimiento que las vacaciones de verano serán limitadas y restringidas. Durante el ASPO y el DISPO, el Gobierno Nacional y los Gobiernos Provinciales impulsaron medidas para paliar la fuerte crisis financiera, por ejemplo con la implementación del Fondo de auxilio de prestadores turísticos (APTUR) y el PREVIAJE. Mientras tanto se están emitiendo diferentes normas locales y nacionales para regular la circulación en el país.
Si bien hoy en día viajar es un riesgo para cualquier turista, ya que contraer el virus fuera de casa puede conllevar a situaciones estresantes, para las personas con discapacidad, que integren grupos de riesgo, las limitaciones son mayores debido a las barreras sociales y ambientales que se le presentan.

 

 

Turismo inclusivo

En Argentina rige la Ley 24.314 de “Accesibilidad para todos” que dispone un “Sistemas de Protección de Personas con Discapacidad” y establece la eliminación de barreras arquitectónicas urbanísticas en diferentes lugares como plazas, edificios culturales o playas. Además, en el año 2002 se sancionó la Ley 25.643 sobre “Turismo Accesible” pero su falta de reglamentación hace que los entornos, productos y servicios turísticos sean escasos. Esta norma además obliga a los operadores privados, a los estados tanto provinciales como municipales y a las agencias de turismo a informar a las personas con discapacidad y a sus acompañantes sobre sus derechos.
La armonización de políticas públicas y privadas no solo conlleva el beneficio para las personas con discapacidad que en la mayoría de los casos son acompañadas por otras personas sino que también beneficia a los distintos operadores que intervienen en esta actividad (transporte, hotelería, museos, playas, cines, etc.).

Ahora bien, ¿las personas con discapacidad gozan de algún beneficio económico o social para viajar ?
La respuesta es sí y te acercamos algunas de las opciones disponibles:
La Comisión Nacional del Transporte (CNRT) brinda la posibilidad de otorgar pasajes de larga distancia sin costo alguno para las Personas con Discapacidad. Solo se necesita DNI, CUD o Credencial del Incucai y tramitarlo por la web https://www.argentina.gob.ar/reservar-pasajes-para-personas-con-discapacidad

La Agencia Nacional de Discapacidad junto con el Ministerio de Turismo de la Nación lanzo el programa de Turismo Accesible (https://www.argentina.gob.ar/andis/programa-de-turismo-accesible) donde difunde diferentes alojamientos y servicios con características de accesibilidad y además una guía para que los operadores privados implementen en sus instalaciones.

  • La localidad balnearia de Villa Gesell tiene una playa accesible para personas con discapacidad, está ubicada en el Balneario Amárelo y cuenta con sillas anfibias, guardavidas especializados y rampas para lograr un fácil acceso al mar.
  • Los parques nacionales del país cuentan con sillas de tracking también llamadas Champa Bike que además son de industria nacional.
  • El Ente de turismo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires junto con la Comisión para la Plena Participación e Inclusión de las Personas Con Discapacidad (COPIDIS) crearon una guía de TURISMO ACCESIBLE donde se detallan los diferentes circuitos turísticos que pueden recorrer las Personas con Discapacidad en las ciudades de Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca.
  •  

Aclaración: este artículo fue publicado el día 28 DE DICIEMBRE DE 2020 y al día de la fecha podría estar desactualizado debido a los constantes cambios en relación a la situación sanitaria que se vive en nuestro país.. Recomendamos que sea utilizado a modo de referencia y ante cualquier duda, consulte un profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.