El Lex 100, sistema informático de gestión que utiliza el Poder Judicial en los tribunales nacionales y federales, estuvo paralizado casi una semana debido a la rotura de un aparato que ya no se fabrica más. Luego de seis días se pudo reemplazar el equipo y reiniciar el sistema, permitiendo cargar los datos que se habían acumulado.

La situación afectó gravemente la actividad judicial, ya que gran parte de las notificaciones, resoluciones y sentencias se realizan a través de este sistema informático.

Pese a la imposibilidad de uso del Lex 100, en algunos juzgados los trámites continuaron ingresando de forma manual. El Presidente de la Cámara de Casación Ordinaria, Daniel Morín, hizo hincapié en la importancia de continuar pese a los inconvenientes, con el objetivo de no dejar paralizadas las causas urgentes que aún durante la feria judicial continuaban su agenda.

El episodio se suma a las ya habituales, y cada vez más frecuentes, caídas del software para las que no suele haber planes de contingencia.

Foto: La voz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.