en la imagen se muestra una persona con perro lazarillo.

Por Evelin Rubilar Abogada –  UBA

Existe amplia información sobre los beneficios que aporta la interacción con animales en personas, con y sin discapacidad, siendo que la interacción entre el ser humano y un animal provoca efectos positivos a nivel físico, psicológico y social. 

Podemos encontrar múltiples terapias con animales como equinoterapias, delfinoterapia, terapias con perros, etc. 

EQUINOTERAPIA

Quizá una de las más conocidas en la actualidad y que cuenta con leyes provinciales que la regulan, es la Equinoterapia. Esta es una terapia física que utiliza caballos para tratar a personas con trastornos del movimiento, asociados a varias afecciones neurológicas y neuromusculares, tales como parálisis cerebral, accidentes vasculares, esclerosis múltiple y traumatismos cerebrales. Permite mejorar el tono muscular, reforzar la musculatura postural e incrementar la habilidad para llevar a cabo actividades funcionales cotidianas. También es recomendado para niños/as  con autismo y síndrome Down, debido a la incondicional entrega del caballo, la experiencia se convierte en un gran factor motivacional para la persona. 

TERAPIA ASISTIDA CON PERROS 

Por otro lado, también existen las terapias asistidas con perros, en la actualidad tiene una creciente demanda. En las terapias asistida con perros generalmente se trabaja con un equipo profesional de la salud y un equipo especializado en entrenamiento animal con el objetivo de buscar la mejora de la calidad de vida, la habilitación o rehabilitación de las personas con discapacidad a través de la interacción con animales en un ambiente diseñado y controlado por profesionales. 

Los perros de asistencia son ayudantes técnicos que se entrenan para mejorar la calidad de vida y la autonomía de las personas con discapacidad. Se los entrena para mejorar la movilidad de la persona, alcanzar objetos y facilitar la socialización e independencia de las personas con discapacidad, se les enseña a empujar sillas de ruedas, abrir puertas, prender las luces, recoger objetos, entre otras funciones. Entre los perros de asistencia se destacan los lazarillos, auxiliares de la discapacidad visual, los perros de servicio, auxiliares de la discapacidad motriz, y los perros señal, auxiliares de la discapacidad auditiva.

También están los perros diagnósticos o de detección. Pueden detectar  hipoglucemia, cáncer de vejiga y pulmón, de convulsiones sin aura, entre otros. También pautados como perros de IACA (Intervenciones Asistidas con Animales) están aquellos perros de apoyo emocional, de vínculo con personas con Condición de Espectro Autista, y todos aquellos que ofician como soporte a enfermedades o trastornos mentales.

LEY 26.858

En Argentina contamos con la Ley 26.858, promulgada en el año 2013, la cual garantiza el derecho de acceso, deambulación y permanencia a lugares públicos y privados de acceso público, y a los servicios de transporte públicos, en sus diversas modalidades, de toda persona con discapacidad acompañada con su perro guía o de asistencia. 

Actualmente se encuentra operativa la Asociación sin fines de Lucro, BOCALAN AGENTINA (https://bocalanargentina.org) la cual  brinda acceso a perros de asistencia y terapias con perros para personas con discapacidad.  

Si bien no tenemos una ley nacional que regule este tipo de terapias, se han presentado proyectos de ley y actualmente existen tres proyectos de ley para ser tratados en la Honorable Cámara de Senadores de la Nación. Sin embargo en varias provincias avanzaron sobre este tema y han regulado esta cuestión, algunas exclusivamente sobre Equinoterapia, y otras pocas sobre terapias con perros. Es un gran progreso ya que de esta manera se da cobertura médica por intermedio de las obras sociales y prepagas, lo que favorece la accesibilidad a todas las personas que discapacidad ya que las terapias asistidas con animales son muy costosas para sostenerlas de manera particular. En el caso de las provincias donde aún no se ha regulado esta prestación, es más complejo acceder pero la falta de normativa al respecto no es un impedimento o limitación de cobertura. Con lo cual para accedera terapias asistidas con animales es necesario que se realice la solicitud a la obra social, acompañando documentación respaldatoria como orden médica donde se fundamente la solicitud y los beneficios propios para el paciente en particular, resumen de Historia Clínica, etc. En caso de no obtener respuesta o la negativa de la obra social/prepaga es posible iniciar un amparo.

¿NECESITAS AYUDA?

CONTACTATE CON ASPPE – ASOCIACIÓN DE PROFESIONALES PARA LA EQUIDAD. 

ENVIÁ UN WHATSAPP: https://wa.link/fz340s

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.